PODER DE MULTITUDES

Manifiesto de campaña camino a la Convención Constitucional

Todos los avances de la humanidad han sido acompañados o impulsados por la expansión de los límites del conocimiento y esta tendencia no va a cambiar. Ayer vivíamos en cavernas y hoy la inteligencia artificial da forma a nuestras vidas. Sin la ciencia no habríamos podido ver esa doble hélice perfecta que nos llevó a conocer nuestro ADN. Sin la tecnología jamás habríamos construido trenes subterráneos o aviones supersónicos. Sin la innovación no estaríamos en la cuarta revolución industrial, seguiríamos en la primera.

Ayer fuimos a la Luna y mañana vamos a escribir la primera constitución paritaria de la historia. Hablaremos sobre educación, pensiones y descentralización; pero también hablaremos de salud, recursos naturales, medio ambiente, agua y desarrollo. Y esa discusión no es posible si no ponemos a la ciencia en el centro del debate, reconociendo, protegiendo y potenciando su rol fundamental en la construcción de la realidad y el futuro del país.

¿Sabías qué las palabras ciencia, tecnología e innovación NO están en la actual Constitución? ¿O que la palabra investigación aparece diez veces en el texto pero que sólo en una de ellas se refiere a la investigación científica?

Si la ciencia ha sido una de las grandes responsables del desarrollo de la humanidad y es la base del progreso mundial, nacional y local, su presencia debe estar asegurada en la discusión del nuevo texto constitucional.

Por todo esto, alguien tiene que asegurar que la ciencia tenga un puesto en la mesa. Un actor que conozca la realidad científica, que haya participado en la historia del planeta y que tenga un importante rol que jugar en su futuro. ¿Quién podría representar mejor a la ciencia que nosotros? Participamos en los ciclos del carbono y del nitrógeno, aportamos en la producción de medicamentos y combustibles, digerimos alimentos, somos actores relevantes en la biología, la química, la biotecnología, incluso en la astronomía. Entendemos todas las ciencias, somos parte de todas las ciencias. Somos la ciencia.

Cómo no tener una voz en esta conversación si estamos presentes en todos los espacios, si somos la forma de vida con más peso en la Tierra. Si hemos aportado en todo eso, podemos con esto. Hoy, yo, Estefy Lococo, me presento como candidata a la constituyente, para que la ciencia y el conocimiento estén en el centro de la mejor discusión que tendremos en años.

Ciencia y conocimiento como motor de desarrollo sostenible

Si queremos que nuestro país encamine sus pasos hacia el desarrollo, sin generar un gran impacto nocivo para el medio ambiente, el Estado debe reconocer el valor que la ciencia, la tecnología y la innovación le otorgan a un crecimiento económico con bienestar social. Para eso, la Constitución debe garantizar el fomento y desarrollo de investigaciones científicas y humanísticas. Por otro lado, sabemos que Chile es un gran desarrollador de mentes brillantes que día a día amplían las barreras del conocimiento, pero que también muchas veces se ven limitadas por la falta de recursos o interés por parte de las instituciones públicas. Sin duda, si el Estado asume este rol garante de oportunidades en investigación, el país desarrollará mejoras en múltiples disciplinas y se posicionará en el mundo como un gran productor de conocimiento y nuevas miradas. Las experiencias de otros países demuestran que si un Estado invierte en el conocimiento y en el fomento de la investigación, el bienestar de sus habitantes mejora considerablemente. Por lo tanto, si el Estado garantiza el fomento del saber, la sociedad garantizará el desarrollo del país.

Método científico como estrategia de enseñanza transversal

La búsqueda del conocimiento debe ser un eje esencial a partir de la primera etapa de escolaridad, donde los procesos de indagación y cuestionamiento estén siempre plasmados en la formación de todas las personas, en sus distintos niveles y respetando sus cosmovisiones. Para una preparación integral de todo estudiante, y de toda persona en este país, se debe garantizar en la próxima Constitución que la enseñanza esté basada en el desarrollo de ideas e hipótesis, y que éstas sean puestas a prueba mediante el pensamiento crítico y la experimentación. El método científico es un método que no solamente va a determinar que las personas se dediquen o no a la ciencia, sino que es una forma de reaccionar frente a distintas situaciones cotidianas y de mejorar la capacidad crítica de la sociedad, para fomentar su participación en la toma de decisiones basadas en evidencia.

Garantías y respeto por los recursos naturales y el medio ambiente

La Constitución debe reconocer al medio ambiente como patrimonio común de todos los seres humanos. La conservación del país que habitamos, del aire y el agua que nos permiten vivir, debe considerarse de interés nacional, a fin de asegurar un desarrollo sostenible con justicia intergeneracional. En este sentido, se debe proteger el patrimonio natural que muchas veces es amenazado por iniciativas que buscan el desarrollo, pero sin considerar el impacto que puedan tener sus acciones en el entorno y los seres que lo habitan. Un paso fundamental para lograrlo, será establecer el acceso al agua como un derecho humano y garantizar su disponibilidad para todas las personas y el funcionamiento de los ecosistemas.

Compromiso con la vanguardia tecnológica

La forma de entender las cosas cambia todos los días. Cada avance científico, cada mejora tecnológica, cada descubrimiento médico nos permiten observar y comprender el mundo y sus consecuencias con mayor detalle y profundidad. Es por esto que en la nueva Constitución debe quedar plasmado el compromiso nacional por estar a la vanguardia de las nuevas tecnologías. El Big Data, el aprendizaje de máquinas, la automatización y la Inteligencia Artificial son algunos ejemplos que han revolucionado los códigos en los que nos comunicamos, la forma en que trabajamos o, incluso, la manera en que sentimos. Además de potenciar el aprendizaje y la investigación, el Estado también debe destinar esfuerzos para la actualización e implementación de los avances más vanguardistas que permitan avanzar hacia el desarrollo de la forma más óptima posible.

Ética como pilar inquebrantable del desarrollo

Cada vez que el Estado impulse cualquier progreso científico, debe hacerlo con una mirada ética. No se trata de investigar por investigar, se deben establecer los parámetros que resguarden los derechos de las personas ante los avances que presenciamos cada vez con mayor rapidez. La legislación sobre la defensa de los Neuro Derechos -ante una eventual tecnología que puede leer la mente- ha sido un claro ejemplo de aquello, así como también las discusiones sobre Bioética y el manejo responsable de grandes cantidades de información personal en la era digital. El compromiso que debe quedar plasmado en la próxima Carta Fundamental es el de ser parte de las nuevas incursiones del conocimiento, pero siempre con una óptica que pone al ser humano y sus derechos en el centro del debate.

Sitio desarrollado por fef.cl

ESTEFY LOCOCO
#PODERDEMULTITUDES
ESTEFY LOCOCO
#PODERDEMULTITUDES
ESTEFY LOCOCO
#PODERDEMULTITUDES
ESTEFY LOCOCO
#PODERDEMULTITUDES