En Chile comenzó la defensa de los neuroderechos de la humanidad

Por Jessica Soto Huerta

A través de una teleconferencia internacional fueron presentadas las dos primeras iniciativas legislativas del mundo, que ingresarán en el Senado chileno y que buscan crear un nuevo tipo de derechos humanos: los neuroderechos. Y establecer límites éticos que protejan la autonomía y libre albedrío del cerebro de cada uno de los habitantes del planeta.

Incorporar los neuroderechos a la Constitución como un nuevo tipo de derechos humanos es el objetivo de las iniciativas legales que, este miércoles, fueron presentadas al mundo -a través de una teleconferencia internacional- y serán ingresadas esta misma tarde al Congreso Nacional chileno.

El senador Guido Girardi, presidente de la Comisión Desafíos del Futuro del Senado y el neurocientífico español, Rafael Yuste, coordinador de proyecto BRAIN que busca descifrar el cableado del cerebro humano, son los principales impulsores de la protección de los neuroderechos.

En el evento telemático junto a Girardi y Yuste, desde diversas capitales del mundo, participaron la presidenta del Senado de Chile, Adriana Muñoz; la presidenta de la Academia Chilena de Ciencias, Cecilia Hidalgo; los rectores de las universidades de Chile y Católica, Ennio Vivaldi, e Ignacio Sánchez, el Alto Representante de Naciones Unidas para la Alianza de Civilizaciones, Miguel Ángel Moratinos; la secretaria de Estado para Digitalización e Inteligencia Artificial de España Carme Artigas; el director de Investigación de IBM, Darío Gil; la presidenta de la Unión Interparlamentaria; Gabriela Cuevas y el abogado Ciro Colombara, quien coordino el equipo que elaboró los proyectos.

Identidad Mental

La presidenta del Senado, Adriana Muñoz, explicó que “se plantea impulsar el reconocimiento y protección de los neuroderechos, a través de un proyecto de reforma constitucional y de un proyecto de ley (…) que resguardan la privacidad mental, la intimidad y el derecho a la identidad individual de hombres y mujeres ante el significativo y prometedor, pero también inquietante, avance de la inteligencia artificial”.

El neurocientífico Rafael Yuste, destacó que las iniciativas “definen, por primera vez la historia. la identidad mental como un derecho que no puede ser manipulado y que cualquier intervención, por motivos de salud, debe estar regulado legalmente”.

Y agregó que “de ser aprobados, la Constitución chilena será pionera en esta materia y los proyectos serán un modelo por seguir en todo el mundo, por ello hoy están mirando con lupa este lanzamiento la ONU, la OCDE, la UNESCO y empresas neurotecnológicas de todo tipo”.

Congreso Futuro

Por su parte el senador Girardi manifestó su orgullo “por los frutos alcanzados por este esfuerzo transversal de la Comisión Desafíos del Futuro -se puede construir en la diferencia- de unir a la política y a la ciencia y para ello creamos el Congreso del Futuro”.

Girardi agregó que fue en uno de estos encuentros de divulgación científica, “donde conocimos a Rafael Yuste y él nos propuso que, así como habíamos logrado que la Ley de Etiquetado fuera asumida en muchos países, también podíamos crear la normativa necesaria para regular que los avances de la Ciencia y la Tecnología (CyT) beneficiaran y no perjudicaran a los seres humanos”.

El parlamentario PPD dijo que “sin CyT no podemos alimentar, transportar, otorgar derechos y dignidad a los 7 mil millones de habitantes de hoy, ni a los 9 mil millones del 2050. Pero esa misma CyT puede destruir al ser humano -como la energía nuclear- si se desarrolla sin control, ética, resguardos y pensamiento social”.
Y finalizó señalando que “esta ley, piloto en el mundo, fue elaborada por los parlamentarios y científicos chilenos junto a 25 relevantes neurocientíficos del mundo que representan colectivos mucho más amplios, porque proteger el cerebro y la mente humana es tarea prioritaria”.

Declaración Universal de Derechos Humanos

El Alto representante de la Alianza Civilizaciones de la ONU, Miguel Moratinos, dijo que “la iniciativa del Senado Chile debe ser, no solamente aplaudida y apoyada, sino que debe servir de modelo para ser trasladada a los demás países del mundo y entre todos conseguir el objetivo de incorporar estos neuroderechos en la Declaración Universal de los DDHH a través de mecanismos o protocolos que pueden adherirse o complementar las actuales artículos y compromisos”.

La presidenta de la Academia Chilena de Ciencias, Cecilia Hidalgo, señaló que “los científicos chilenos celebran y aplauden la presentación de estos proyectos de ley que nos enorgullece como país pionero en implementar esta iniciativa de neuroderechos que protejan a los seres humanos del uso de tecnologías invasivas que puedan afectar nuestro cerebro”.

Gabriela Cuevas, presidenta de la Unión Interparlamentaria, afirmó que “los legisladores debemos ir a la vanguardia y trabajar para normar el mañana y no regular el ayer (…) ahora hay que trabajar en cómo generar una legislación marco que luego cada país puede adaptar a su propia realidad”.

Darío Gil, director de investigación IBM, agradeció al Senado chileno por esta iniciativa que será “muy útil para toda la humanidad que se encuentra en medio de una revolución tecnológica y por ello en IBM tiene un comité ético que revisa el impacto social de la tecnología que desarrollamos. Como representante de la industria tecnológica creo que es muy importante que los aspectos éticos y sociales de la tecnología, neurotecnología e inteligencia artificial sean discutidos en todos los parlamentos”.

Por su parte Carmen Artigas, Secretaria de Estado para la Digitalización e IA de Estaña, respaldó la iniciativa chilena “abordar este tipo de desafíos de futuro supone sin duda un paso crucial para poder adaptar nuestras leyes y definir los mecanismos de gobernanza necesario que deben estar listo para los grandes cambios tecnológicos que estamos viviendo”.